Con estos sencillos pasos conseguirás la máxima calidad de tu cosecha, cortarás tus cogollos en el momento apropiado y realizarás el curado de forma corrécta. Serás recompensado con un sabor intenso, sin irritaciones al fumar y la potencia más alta de tu variedad de marihuana cultivada.

. Durante las últimas dos semanas antes de cosechar, no abones las plantas. Riega a menudo con mucha agua de forma que escurra por los agujeros de drenaje de la maceta. De este modo, lavarás los restos de sales de la tierra y la hierba al fumar irritará menos la garganta y tendrá mejor sabor.

. Cosecha por la tarde, después de un día de sol. No coseches en días de lluvia o mientras la planta contenga restos de humedad o se enmohecerán los cogollos.

. No es necesario cosechar las plantas enteras, puedes coger los cogollos conforme vayan madurando. Normalmente, los cogollos superiores suelen estar listos antes que los de las partes bajas ya que reciben mayor cantidad de luz, retiralos y deja un poco más de tiempo los inferiores para que terminen de madurar.

. Hay que manicurar los cogollos, esto es, recortar las hojas que no tienen resina, se puede hacer antes o después de secar los cogollos. Aunque es más fácil manicurar antes de secar, los cogollos estarán más protegidos si les dejamos las hojas sin resina hasta que estén secos, y secarán más lentamente mejorando el curado y en consecuencia el sabor final de la marihuana al fumar.

. En cultivo de guerrilla, manicura las plantas en el campo y lleva a casa solo los cogollos. Asegurate de enterrar o esconder las hojas que vayas cortando y, no lleves las plantas enteras a casa, cortalas en trozos o cogollos y llevalas en una mochila, no querrás encontrarte a los picoletos con una planta al hombro ¿no?.

. Para el transporte, puedes envolver los cogollos en papel de periódico para protegerlos, pero no los dejes mucho rato envueltos. Cuando llegues a casa cuelgalos.

. Es muy importante secar la hierba en un lugar seco, oscuro y aireado. Evitarás mohos y el secado será lento y homogéneo (curado), y de está forma conseguirás que al fumar tus cogollos el sabor sea el de la variedad cultivada (no sepan a hierba verde) y no rasquen la garganta.

. Si te aprieta la impaciencia por fumar, recoge algunos pequeños cogollos de las partes bajas y fúmatelos, pero deja que los buenos cogollos se sequen correctamente. Es un error muy común acelerar el secado de la cosecha, porque afectará de forma importante al sabor final del producto.

. La marihuana sabe mucho mejor y colocará más un par de meses después de la cosecha, no seas impaciente y dale su tiempo, no te arrepentirás. Debes de estar muy pendiente en los últimos días, cuando está casi a punto, para no secar de más, si esto pasa se hará harina a la hora de picar, y picará bastante al paso del humo por tu garganta.

10º. Si quieres fumar en el mismo momento de la cosecha, el mejor sistema para secar la hierba rápidamente consiste en poner la hierba en el horno tradicional (50°-70°) durante 10 o 15 minutos. De este modo podrás fumar en el momento, pero la hierba perderá mucho, irritará la garganta y no colocará igual, pero te valdrá para tener algo que fumar mientras el resto seca de forma correcta.

Si te ha gustado esta mini-guía, dale a me gusta que no cuesta nada y, si tienes alguna pregunta, comenta más abajo.

Buenos humos y hasta la próxima.